Inmobiliaria: Una buena fotografía mejora la imagen de los inmuebles a comercializar y ofrece un valor añadido a los clientes.

Interiores y arquitectura: Mostrar las instalaciones mejora la imagen y el prestigio de la empresa hacia sus clientes